Pros y contras de los niños en las bodas

Es el eterno dilema de las novias y de las invitadas: ¿Niños sí o niños no en la boda? Descubre en este nuevo post todos los pros y los contras.

Aunque yo siempre he entendido que las bodas son celebraciones de adultos, comprendo que los niños pueden ser partícipes y hacer el día, por decirlo de alguna forma, un poco más dulce.

Una novia con cortejo es mucho más novia. Y cuanto más pequeños son, más simpático resulta. Hacen el camino hacia el altar un poco desconcertados sabiéndose protagonistas pero sin entender un ápice de lo que allí está ocurriendo.

De esta foto me encanta cómo los testigos esperaban en filas enfrentadas a la novia, y las 2 niñas de arras, impacientes más que ella, por llegar las primeras junto al novio.

Foto: Elena Bau Fotografía

Si además consigues vestir a los niños de una forma ideal, simpática y con estilo (tal y como lo hace Marta García Conde: 649.726.235), el éxito está asegurado. Ficha estos looks que no tiene desperdicio.

Trajes: Marta García Conde / Foto: Mercedes Blanco

Fuente: Pinterest

Siempre me ha hecho gracia como los niños, especialmente las niñas, le prestan atención a la novia. La observan con cierta admiración y no la pierden jamás de vista. No lo saben aún, pero algún día ellas también se vestirán de blanco.

Foto: Retrato de un instante

Y hay otros que ese día se revelan, porque si ella se viste como una princesa, ellos quieren poder disfrazarse de súper héroe.

Fuente: Pinterest

Si algo caracteriza a los niños es que, la mayoría de las veces, son impredecibles. Nunca sabes cuando se van a poner a llorar a pleno pulmón, quizás, no como en la foto, en el momento más inoportuno.

Fuente: Pinterest

Y como niños que son, también se enfadan. Que tengo que decirlo, con los brazos cruzados y de morros también tienen su gracia.

Foto: Retrato de un instante

Foto: Retrato de un instante

Y cuando no se enfadan, se cansan, porque ellos no llevan ya tres vinitos de esos que le encienden el cuerpo a los mayores. Y al final no disfruta nadie, ni tú ni ellos.

¿Solución? O un servicio de guardería en el lugar de celebración para que se les preste toda la atención que se merecen o alguien de confianza que vaya a recogerlos después del banquete. Benditos abuelos.

Foto: Retrato de un instante

Lo que está claro es que cuando son tus sobrinos y es el día de tu boda no tienes dudas, quieres que estén a tu lado y quieres comértelos a besos. A todas horas.

Foto: d-photo.es

Foto: Serafín Castillo

A mí me encantan los niños en las ceremonias y al principio de la celebración, pero luego me da una pena horrible verlos aburridos y agotados con ganas de irse a casa.

Y tú, ¿qué opinas?

Muchos besos, Ana.

Otros artículos que te van a gustar:
Claves para acertar con tu tarta de boda
Algunos consejos básicos de protocolo para novias