En el taller de Lorenzo Caprile

El pasado de 12 de marzo pasé la tarde en el taller de Lorenzo Caprile. Seguidme y os lo cuento.

No todos los días se tiene la oportunidad de visitar un taller de novias “desde el recibidor hasta la cocina” por eso no puedo sentirme otra cosa más que afortunada y, por supuesto, agradecida.

2013 03 12 Lorenzo Caprile

Lorenzo Caprile y Chiquín Figueroa, su RR.PP., me recibieron entrañablemente en su taller de la Calle Claudio Coello nº20, Madrid. “Estás en tu casa”, me dijeron, y yo me lo tomé al pie de la letra. Estuve paseandome con total tranquilidad y confianza sacando fotos y apuntando notas en mi Moleskine como una loca, mientras Lorenzo iba de aquí a allá sin parar un solo instante.

Lorenzo Caprile La Champanera

2013 03 12 Lorenzo Caprile 002

2013 03 12 Lorenzo Caprile 011
El taller está lleno de colores y de texturas. En contra de lo que se piensa, Lorenzo no solo hace corsés ajustados y faldas con volúmen, es un artista versátil y camaleónico que no concibe ningún tipo de estereotipos. Odia que le encasillen.

Lo mismo diseña un traje armado a la cintura con una cola majestuosa digna de una gran Catedral, que otro blando con encajes antiguos, plumetis, tules plisados, drapeados, talle imperio o a la cintura.

2013 03 12 Lorenzo Caprile 006

2013 03 12 Lorenzo Caprile 007

Por ello me confiesa que si hiciera siempre el mismo tipo de vestido, simplemente, se aburriría. Añade que cada novia es un mundo, muchas saben lo que les gusta, otras saben lo que no, y las que restan se ponen en sus manos con los ojos vendados.

Tiene miles de toiles para que sus novias se hagan una idea del resultado final, algo básico para definir desde el principio, y sin dudas, el vestido que se va a elaborar a medida, cuidado hasta la última capa.

2013 03 12 Lorenzo Caprile 033

Yo me siento como una entrevistadora profesional, pero él no se siente entrevistado en ningún momento. Él es natural y dice lo que piensa.

Se define a sí mismo como modista, y detesta soberanamente que le llamen diseñador. “Yo no diseño, no tengo una colección y por ello no soy diseñador. Yo soy modista” afirma rotundamente.

Es más, le resta importancia a los desfiles, él jamás los ha hecho y aún así sigue a pie de guerra. “Son 15 ó 20 minutos de gloria que sólo aportan publicidad 2 ó 3 días”. Y se moja añadiendo que “el dinero público no debería destinarse a financiar desfiles de moda”. No le falta razón.

Considera que se ha perdido un poco la magia de la costura a medida, por toda esa competencia que vende por tallas. Él tiene una vocación absoluta, le encanta y le apasiona lo que hace, a pesar del trabajo y de todo el esfuerzo.

No es nada fetichista ni mitómano, así que no recuerda cuál fue su primer traje, aunque sí le guarda especial cariño al traje que Carla Royo Villanova lució el día de su boda.

Lorenzo Caprile

“¿Por qué no te pruebas algún vestido?” Y casi sin darme cuenta acabo enfundada en un glamuroso vestido de fiesta de color rosa palo que me duele profundamente en el alma no poder llevármelo a casa.

2013 03 12 Lorenzo Caprile 049

2013 03 12 Lorenzo Caprile 051

Y a ese maravilloso vestido de alfombra roja le siguen otros dos trajes de novia, uno lánguindo y otro más clásico con algo de volumen pero sin cola.

2013 03 12 Lorenzo Caprile 071

2013 03 12 Lorenzo Caprile 075

2013 03 12 Lorenzo Caprile 052

Ana Gayoso y Lorenzo Caprile 2013

2013 03 12 Lorenzo Caprile 056

2013 03 12 Lorenzo Caprile 055

2013 llega con un aniversario en la mano, pues cumple 20 años en el mundo de la moda y él, a pesar de ser un genio, es un hombre humilde y sencillo que le atribuye gran parte de su éxito a su equipo. Hay que decir, que algunos de los que empezaron con él, siguen a su lado, y de eso sólo pueden presumir las grandes personas y los grandes jefes, a partes iguales.

2013 03 12 Lorenzo Caprile 065

Su página web está en construcción, aunque pronto estará disponible y os encantará el nuevo aire que va a tener y que no os puedo desvelar.

Lorenzo Caprile

Os lo contaré más adelante, os lo prometo. Un fuerte abrazo, Ana.