La Torre del Visco

Hace dos semanas mi ilusión y yo pusimos rumbo a Teruel. Con las ganas que siempre tengo de ver cosas nuevas y descubrir con mis propios ojos lugares remotos y escondidos, me moría por llegar.

La Torre del Visco nos abrió a sus puertas, a otras compañeras del sector a las que tanto aprecio les guardo y a mí, para mostrarnos su hotel y para meternos, nunca mejor dicho, hasta la cocina de su casa.

Siempre lo digo, una invitación es una antesala de lo que precede. Así, cuando llegaron a casa los tarjetones de la Srta. Edwina, no quedó duda de que la convocatoria prometía.

latorredevisco_enroute-1

latorredevisco_enroute-212

La historia del Hotel La Torre del Visco comenzó en 1993, cuando los británicos Piers Dutton y Jemma Markham decidieron dar por finalizada su etapa en el mundo editorial y emprender la reforma de una masía que encontraron en un precioso valle.

Una extraordinaria casa con una emblemática torre de 1449 ubicada en una extensa y antigua finca de 80 hectáreas llena de almendros y olivos y antigua en todos sus aspectos: arquitectura del siglo XV, confort suntuoso, serenidad, romanticismo y todo el encanto de su remoto pasado.

No nos acompañó el tiempo, por momentos lucía el sol y a ratos caía agua del cielo como si ahí arriba hubieran abierto un grifo. Pero no importó para nada, no importó porque incluso de noche, en un lugar donde no hay ningún tipo de contaminación lumínica, el cielo se despejó para que pudiéramos ver las estrellas, por cursi que suene.

latorredevisco_enroute-8

latorredevisco_enroute-85

El hotel está lleno de rincones, plagado de puertas, arcos y miradores que convierten a este Relais&Chateux en un laberinto en el perderse es tremendamente divertido.

latorredevisco_enroute-65

latorredevisco_enroute-67

latorredevisco_enroute-66

Mentiría si dijera lo contrario. La Torre del Visco es un hotel polivalente, lo mires por donde lo mires. Si quieres una boda especial, la celebras. Si quieres un viaje romántico, lo tienes. Si quieres olvidarte de todo, lo consigues.

latorredevisco_enroute-64

latorredevisco_enroute-80

“La felicidad es este momento”. Y le daba vueltas a esta frase mientras disfrutaba de la compañía de mis amigas, de unos anfitriones y otros invitados de excepción. Desayuno junto a los fogones, comida para sibaritas, meriendas al aire libre y cenas regadas de champán francés. Para qué queremos más.

latorredevisco_enroute-194

latorredevisco_enroute-34

latorredevisco_enroute-114

Y en un momento de calma, cuando el hotel se sumió en el silencio únicamente perturbado por el repicar de los pájaros, Gabby Sütöri de En Route Photography (de quien son todas estas preciosas fotografías) y yo nos juntamos para dar un paseo y charlar. Así surgieron estas maravillosas fotos. Sin maquillaje, mis viejas converse y yo.

latorredevisco_enroute-139

latorredevisco_enroute-141

latorredevisco_enroute-144

latorredevisco_enroute-142

latorredevisco_enroute-134

Me lo dijo mi madre hace muchos años en un viaje que hicimos mis hermanas, ella y yo: “Siempre hay que dejar algo pendiente en los lugares que nos causan emoción. Es una excusa para volver.” Y yo he dejado pendiente volver contigo.

Gracias a todo el equipo de La Torre del Visco. Gracias, gracias, gracias.

Un beso, para siempre, Ana.