Una boda muy romántica

Este reportaje de boda es especial porque, aunque los protagonistas de cualquier boda son los novios, cobran especial protagonismo los invitados, esas personas con las que compartimos nuestros mejores y peores momentos.

Silvia y Tani se conocieron como muchas otras parejas en una fiesta. Y apuesto a que nunca pensaron que acabarían jurándose amor eterno.

Con una mezcla de felicidad, nervios e ilusión, llegó el gran día. Una fecha señalada en la que Silvia se puso en manos de Loida para lucir resplandeciente.

la-champanera-blog-de-bodas-13

Para el vestido más importante de su vida Silvia lo tuvo claro y se puso en mano de Sole Alonso que siempre consigue sorprenderme y maravillarme con todos sus diseños. Al igual que muchas otras novias, tenía un recorte de un vestido de novia guardado desde hace años con la intención de que le sirviera de inspiración cuando llegase el momento, como así fue.

Gracias a la experiencia de Sole Alonso, la novia consiguió su vestido soñado de aire romántico. El diseño era de corte imperio, con pequeños encajes y transparencias dispuestos con un gusto increíble y elaborado con una textura agradable para estar cómoda durante todo el día.

En cuanto al resto de accesorios, Silvia quiso lucir sus pendientes y anillos de pedida y unos sencillos zapatos de la firma Franjul. La novia completó su look bucólico con un exquisito ramo compuesto por rosas de pitiminí de color rosa creado por Verdelar.

Y así, los novios se dirigían hacia la coqueta parroquia de Santa Eulalia de Liáns en La Coruña. El contexto perfecto para una boda delicada y, también distinguida, distinguida.

la-champanera-blog-de-bodas-2

la-champanera-blog-de-bodas-5

la-champanera-blog-de-bodas-12

la-champanera-blog-de-bodas-18

la-champanera-blog-de-bodas-19

la-champanera-blog-de-bodas-14

la-champanera-blog-de-bodas-4

la-champanera-blog-de-bodas-16

la-champanera-blog-de-bodas-20

la-champanera-blog-de-bodas-23

Continuaros la celebración en el Pazo de Vilaboa. Allí la fotógrafa Ana Abril Amez tuvo tiempo de realizar estas fotografías tan espontáneas, aderezadas por la decoración de Flatmingo.

la-champanera-blog-de-bodas-6

la-champanera-blog-de-bodas-7

la-champanera-blog-de-bodas-8

la-champanera-blog-de-bodas-9

la-champanera-blog-de-bodas-10

la-champanera-blog-de-bodas-11

la-champanera-blog-de-bodas-25

la-champanera-blog-de-bodas-26

la-champanera-blog-de-bodas-27
la-champanera-blog-de-bodas-29

Tras disfrutar del buen tiempo que hizo ese día, se dirigieron al interior del pazo para almorzar. Y así llegó el momento ramo, uno de los más especiales y emotivos.

la-champanera-blog-de-bodas-32

la-champanera-blog-de-bodas-33

El romanticismo estaba servido al ver a los novios moviéndose al son de la ranchera “Qué bonito amor”. Un momento único en el que todos los asistentes no pudieron para de aplaudir y fotografiar a los novios.

la-champanera-blog-de-bodas-34

la-champanera-blog-de-bodas-1

Espero que te haya gustado esta boda campestre e idílica tanto como a mí.

Un beso, Ana.