La boda de Natalia y Kaku

Los amigos en común de Natalia y Kaku estaban convencidos de que tenían que conocerse. Grandes amigos, sin duda.

Natalia y Kaku comparten blog, uno de gastronomía y cocina casera que hace las delicias de todo aquel que lo sigue. Por eso, Cooking and Disfruting (así se llama) abrió la veda para que Kaku hiciera su propuesta en Etxebarri, uno de los restaurantes más especiales de Vizcaya.

El 7 de junio de este año amenazaba a la vuelta de la esquina, por lo que uno a uno se fueron escogiendo con mucho cariño todos los proveedores que iban a  participar en la boda.

Almudena Zubiaga realizó un maquillaje muy natural. Amaia Lauzirika de La Pelu, por su parte, elaboró una trenza en espiga que encajaba a la perfeccción con el tocado color cobre que había escogido Natalia.

N-J_0487

N-J_0488

N-J_0611

No dudó un sólo instante en escoger a Alejandra Valero para su vestido de novia. Según cuenta la propia novia “su dedicación es absoluta y pone muchísimo cuidado en los detalles”. Razón no le falta. El encaje que llevaba en la espalda era una pieza del vestido de puesta de largo de la abuela de la novia y Alejandra Valero lo acopló en un vestido interior que hacía que quedase pegado al cuerpo como una segunda piel.

N-J_0127

N-J_0131

N-J_0135

Complementó su look nupcial con unos salones de Resán de ante rosa con el tacón en serpiente de tono cobre, además de su espectacular ramo silvestre de flores elaborado con muchísimo gusto por Las Flores de Tadea.

N-J_0175

La Iglesia, Nuestra Señora del Carmen, en Neguri, también estaba decorada por Las Flores de Tadea, que se encargó de toda la puesta en escena floral de la boda. El templo estaba magnífico con 6 torres de flores así como con los 2 árboles que se colocaron en la entrada.

N-J_0809

N-J_0832

Blanco y negro 1

N-J_1236

En convite se celebró en una finca familiar cerca de Guecho. Cuando pasas mucho tiempo en un lugar, hace especial ilusión que allí se desarrollen momentos importantes de tu vida. Merece la pena el ajetreo y todo el estrés de montar semejante evento.

N-J_1950

foto5

N-J_2083

foto2

foto1

La elección del catering para estos novios era casi una cuestión de Estado. Al igual que lo hicieron en su día Laura y Juan, el Catering San Joseren resultó escogido y un acierto total.

Además de la gastronomía, estos novios también comparten otra afición: los toros. Por ello, en lugar de vals se decidieron por un paso doble y los meseros seguían una temática 100% taurina.

Jaime Araluce y Antón Uribe se encargaron respectivamente de la fotografía y del vídeo de la boda.

foto fondo nata (1)

Mil enhorabuenas a Natalia y Kaku. Un beso, con cariño, Ana.

Otros reportajes de boda:
La boda de Oltaz y Jose
La boda de Inés y Miguel
La boda de Covadonga y Javier