La boda de Leti y Tom

Fueron los últimos en darse cuenta de lo que era evidente para el resto de amigos, que estaban enamorados. ¡No te pierdas todos los detalles de su boda!

Me encanta contaros el aspecto romántico de las historias, porque la vida adquiere un significado especial con esos pequeños detalles que convierten la banalidad en romance.

Así, el pasado 1 de septiembre Leti y Tom pusieron rumbo a San Sebastián. La idea era dar una vuelta, hacer un poco de surf y cenar tranquilamente unos pinchos. El plan sonaba apetecible y creíble, a pesar de que Tom no llevaba en el coche ni su tabla de surf ni el neopreno.

Al llegar a la ciudad ya estaba atardeciendo, así que decidieron dar un paseo antes de irse a cenar. De repente, y como os podéis imaginar, sentados en un muro contemplando la playa, Tom sacó una cajita con un lazo e hizo la gran pregunta. El mar estaba calmado, pero los novios se sentían agitados de emoción.

Unos meses más tarde, justamente el pasado 6 de abril, Tom y Leti hicieron pública su entrega en el Altar Mayor de la Catedral de Oviedo, ideal decorado por El Invernadero y fantásticamente fotografiado por Momenta Bodas.

Para una ocasión tan especial, Leti contó con Lorena Carbajal (626.667.762), maquilladora de MAC. Ya os he hablado de ella en varias ocasiones y es que Lorena, además de ser un amor, es una artista como pocas. Del peinado, sin embargo, se encargó Ana Álvarez de Twenty One.

2

En cuanto al secreto mejor guardado, Leti le confió su vestido a Paredero Quirós, un traje tradicional con un punto especial.

Tenía el cuello barco y mangas francesas, que luego la novia se quitó para el baile. El tejido del cuerpo, cortado a la cintura, era seda natural. El fajín y la falda también, pero brocado. El velo por su parte, de tul y bordado. El conjunto es ideal.

Los zapatos fueron un regalo muy especial de la ahijada de los padres de la novia. Leti los diseñó personalmente en Dick&Paul, unos peep toes de ante rosa palo con un lazo y tacón en glitter dorado. ¿El toque personal? Las placas que llevaban las suelas, con las iniciales de los novios y la fecha de la boda.

3

Leti ese día presumió de su anillo de pedida de Suarez y de unos pendientes de brillantes regalo de sus abuelos paternos.

4

El Invernadero, además de ocuparse de toda la decoración del Palacio de Meres, también se encargó de elaborar el ramo, principalmente compuesto por rosas de pitiminí en tonos rosa y verde, que acabó siendo propiedad de la novia del hermano del novio con la intención de que fueran los siguientes, como así finalmente ha sido.

17

Leti recuerda con especial cariño el momento en el que entró en la Catedral, y se puso tan nerviosa que hasta le temblaban las piernas. Estoy convencida que a muchos invitados le temblaron las lágrimas.

Os dejo algunas fotografías y os sigo contando.

9

11

12

33

37

El catering corrió a cuenta de Balbona, y no faltó detalle. Para agasajar a los invitados de fuera se sirvió fabada asturiana, sidra por doquier así como un buffet de quesos autóctonos.

21

46

44

La temática de los meseros fue una sorpresa de Leti para Tom, y es que como a él le encanta esquiar, los meseros con forma de montaña representaban estaciones de esquí del mundo.

40

Un mural enorme lleno de valles y pistas decorado con esquíes antiguos, bastones y botas indicaba dónde se tenían que sentar los invitados.

43

42

Los novios bailaron el vals de La Bella y la Bestia, y aunque no habían ensayado mucho, salieron como pudieron al paso.

36

35

Para la fiesta y las copas, Tom y Leti pusieron a disposición de sus invitados unas alpargatas muy primaverales de flores para usar en caso de cansacio y poder seguir bailando.

30

Pero ahí no se acaban los detalles. También hubo, entre otros, un rincón goloso, así como un perchero para pamelas y tocados, recena con perritos calientes y mini hamburguesas, fotomatón, buzón para enviar mensajes a los novios…

Para las copas Leti lució una maravillosa corona de flores elaborada por Le Touquet, y se conviertió en la induscutible reina de la pista, tal y como se aprecia en las fotos.

23

Y como no podía ser de otra manera, la fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada.
2228

¿Mi mensaje para los novios? Pues lo que siempre digo, que todas las noches sean noches de boda y que todas las lunas sean lunas de miel.

Mil besotes y mil enhorabuenas, Ana.

Si eres fan de La Champanera y quieres que te haga el reportaje de tu boda, solo tienes que mandarme 15 fotos a ana@lachampanera.es y relataré tu historia. ¡Gracias!