Vestidos de novia ALVARNO

Cru 1

Álvaro Castejón y Arnaud Maillard son la perfecta simbiosis que forma ALVARNO. Me reciben en exclusiva en su fabuloso atelier de Madrid, y puede que haya sido una de las entrevistas más especiales que he hecho nunca.

Cuando sigues a un diseñador desde sus inicios y lo ves triunfar, y cuando además ese diseñador es especialmente entrañable, inexplicablemente uno se siente orgulloso de haber depositado en la marca toda su fe y confianza. “No me equivoqué”, me repetía a mí misma, satisfecha, mientras hablábamos. Aposté y gané.

Hago un stop para deciros que este blog es puramente objetivo y altamente personal. Dicho esto, seguimos.

El pasado septiembre ALVARNO me invitó a su último desfile, famoso por ser el único Off Cibeles, y allí volvimos a vernos las caras. Su desfile estuvo lleno de trajes blancos, repleto del nuevo color de la noche. ¿Es el blanco un color o un concepto en sí mismo?

 Desfile Alvarno alvarno009a alvarno013a alvarno019a  alvarno028a alvarno032a

En su backstage prometimos vernos pronto y, aunque cuadrar con ellos una visita es casi una misión imposible, cumplieron con su palabra. Esta foto es de aquel día, nosotros tres y Mar Flores.

La Champanera Alvarno Mar Flores

Su colección cápsula para novias engloba un look sencillo y minimalista, con drapeados y pliegues, adaptando cada vestido al estilo de la novia y de los propios diseñadores. Nada que ver con su prêt à porter.

Antes de empezar con las novias, os adelanto que en su próxima colección veremos tejidos brocados y con volumen, también modelos blancos tanto para novias civiles como religiosas. Si bien es cierto ellos trabajan todos los tejidos y en novias se decantan por drapeados minimalistas con caída y crêpe de chine.

Jamás, en mayúsculas, repiten un vestido. No lo hacen aunque se lo pidan. Efectivamente, si no repiten con el prêt à porter, ¿por qué iban a hacerlo con las novias? A veces, no les falta razón, solemos tender a idealizar los trajes en otra persona y el motivo de la unicidad encaja tanto con su marca exclusiva como con el lema de vestir a cada mujer con lo que más le favorece, que no suele coincidir a veces con lo ella cree que mejor le sienta.

Cru

Defienden que las novias tienen que elegir su traje sin dejarse influenciar por nada ni nadie, mirarse al espejo con tranquilidad, escuchando a esa parte del cerebro que intuye lo que más nos conviene.

No confeccionan vestidos de novia con palabra de honor, pero sí utilizan este escote en vestidos de fiesta. No lo digo en voz baja ni lo escribo en letra pequeña: compartimos opinión.

ALVARNO es uno de los mejores, y por eso también trabaja con los mejores. Los encajes de Sophie Hallette que traen directamente desde París me dejan sin respiración. Para ellos, y de moda saben lo suyo, el encaje es lo más de la alta costura, lo más chic, lo más todo. Un buen encaje, no creo que nadie lo niegue, es sinónimo de lujo por ese efecto maravilloso que produce sobre la piel y por su manipulado tan delicado como complicado.

El encaje, ya sea en aplicaciones de mangas, espalda u otras incrustaciones, siempre estará presente en los trajes de novia, como así ha sido a lo largo de la historia. No solo es una tendencia que no se apaga, sino a la que le queda aún mucho brillo.

Una cita para probar un traje de novia resulta rara pues, salvo excepciones, nunca antes una mujer se ha visto de largo y de blanco al mismo tiempo. Además, las primeras telas de la toile, la tela dura y pesada con la que se cogen las medidas del cuerpo, nada tiene que ver con las telas magníficas con las que trabaja ALVARNO. Invitan a sus novias, una vez que se ha terminado el traje, a realizar un pequeño videoclip mental de 2 minutos que resuma sus pruebas, y a todas ellas les encanta repasar a modo “flash” el proceso de creación.

Cru 3

Hay que disfrutar de las pruebas, dejar el móvil a un lado y olvidarse de todo. Presumen de tener muy buen ambiente y divertirse con todas sus novias. El atrezzo final también es entretenido, ya que aconsejan y guían en las decisiones de pulseras, zapatos, diademas, etc.

Debido a su apretada agenda y a su frenética vida entre Madrid y París, así como entre ALVARNO y Azzaro, las novias han de pedir cita al menos con un año de antelación, para poder cuadrar agendas correctamente.

Es cierto que no han hecho un millar de novias, pero es que acertadamente solo quieren abarcar el trabajo que pueden garantizar con calidad y dedicación.

Tengo ganas de ver a una novia en pantalones, y me gustaría que ellos fueran los diseñadores. Se la imaginan con una gran sobrefalda, de la que poder deshacerse para poder bailar sin límites. Les parece de lo más rompedor y elegante, así que esperan impacientes a esa novia valiente.

No puedo evitarlo, pero formulo la pregunta más impertinente que existe sobre la faz de la tierra, sobre todo cuando no quieres (o no puedes) comprar nada: “¿Cuánto vale un traje de novia de ALVARNO?” Su precio se asemeja bastante a un Palazuelo, Basaldúa, Navascués, Caprile… los clásicos y los grandes. Y debido a su aguja de oro, yo esperaba, quizás, un precio desorbitado. Os lo cuento sólo por eso, para que no les descartéis de antemano.

Han crecido, eso está claro. Su sueño era trabajar para una casa de diseño en París y lo han conseguido. Es cierto que Azzaro ha llegado antes de lo que tenían previsto, pero el reto no les queda grande en absoluto. Ellos no se estancan ni se acomodan en la zona de confort, no se le puede poner barreras al campo. He de decir que este reconocimiento personal y otros tanto profesionales no les ha elevado del suelo, ALVARNO sigue con los pies pegados a la tierra.

La Champanera - Alvarno

Y, por supuesto, nunca olvidaré aquella fabulosa tarde en Le Faubourg, allá por 2010, antes de que todo este jaleo comenzara.

Con todo mi cariño, Ana
Artículos relacionados:
ALVARNO Colección cápsula de novias 2013
Le Faubourg: Súper lujo para invitadas vintage