Una boda al aire libre en La villa del Mentidero

Arrancamos la semana con una boda clásica, de esas en la que la sencillez y la elegancia le gana la batalla a la ostentosidad. ¡No os perdáis la boda de Ana y Juan!

Para el gran día, Ana confió -con mucho acierto- su peluquería y maquillaje a Álvaro Talayero. Se decantó por un moño trenzado a media altura que despejaba todo el pelo de su rostro. Para el maquillaje quiso darle todo el protagonismo a los ojos, enmarcándolos en tonos grises claros y los labios en un marrón muy sutil. Esos momento de preparitivos los pasó enfundada en una bata ideal de plumetti de Namur.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo4

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo5

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo11

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo6

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo9

El taller escogido para diseñar su vestido fue Navascués. Su elección final fue un vestido de manga larga, con cuerpo ajustado de crepe de seda y falda con diferentes capas de organza y tul de seda.

Como detalle especial destacaría el femenino escote trasero que se salía de lo común. Un escote que recuerda inmediatamente a los clásicos chalecos que todos conocemos por su cruce. Además, la cola de 3,5 metros era desmontable. Una opción por la que cada día se decantan más novias.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo1

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo8

En cuanto las joyas, lució su maravilloso anillo de brillantes y zafiro de Javier Gómez de Zuloaga, unos pendientes de brillantes que pertenecieron a su abuela y una tiara de coral del s.XVIII propiedad de su familia.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo3

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo10

Los zapatos fueron unos Christian Louboutin clásicos en color nude que luego fueron sustituidos por unas alpargatas de Castañer.

El ramo, seguía la misma línea de tonos rosados y coral. Elaborado a partir de peonías y eucalipto por Llorens y Durán. Una creación espectacular y llena de vida.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo7

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo12

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo13

Y tras los últimos retoques, llegó la hora de poner rumbo a la Iglesia de Santa Bárbara donde Ana siempre quiso casarse. Suerte la suya que consiguió fecha a pesar de la gran demanda que tiene.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo14

Tras una bonita misa, felices se dirigieron a La Villa del Mentidero, aunque no sin antes aprovechar unos minutos para llevar a cabo este precioso reportaje de novios elaborado por Click10.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo15

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo16

Como siempre os digo, el equipo de Click10 está formado por profesionales que consiguen que se suelten hasta las parejas más tímidas del mundo. Por eso sus fotografías son naturales, espontáneas y dignas de enmarque.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo21

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo23

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo27

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo29

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo28

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo30

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo25

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo24

Las wedding planners tienen muchos detractores, pero yo siempre las defiendo. Es una de las mejores inversiones de la boda para que los novios (y sus hermanas, y la madre de la novia, y las mejores amigas de la novia…) puedan disfrutar como sus invitados de la celebración sin preocuparse de atender la organización. En esta boda, todo estaba bajo control por Eva Colorín, quien les asistió durante toda la organización.

Para las papelería de boda confiaron – como yo – en InvitArte, incluyendo imágenes impresas de sus perros para que también estuviesen presentes en la boda. Una opción genial entre las miles que siempre ofrece esta imprenta.

La Villa del Mentidero, fue un lugar perfecto para llevar a cabo su soñada boda al aire libre.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo32

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo33

Tras disfrutar de un divertido cóctel donde hubo tiempo hasta para fotografiarse en los fotomatones de Risbox, llegó la hora de la cena.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo20

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo17

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo19

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo18

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo31

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo34

Ana lo recuerda como uno de los momentos más especiales del día B. Una entrada especial al son de Deja que te bese de Alejandro Sanz y Marc Anthony, con bengalas y bailes incluidos de todos los invitados, ¡un momentazo!

La finca, no  podría estar decorada con mejor gusto por Llorens y Duran. Los novios apostaron por centros en tonos verdes, azules y blancos. En las mesas de la cena combinaron candelabros forrados en hiedra con velas y flores para hacer de esa noche algo mágico.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo39

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo38

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo37

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo36

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo42

Y tras disfrutar de una exquisita gastronomía, llegó el momento de la entrega del ramo. En esta ocasión hubo 3 afortunadas, su hermana y sus 2 cuñadas. Aunque no fueron las únicas ya que las madres de los novios recibieron unas preciosas letras de Elena Suárez & Co con sus iniciales.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo41

El momento más romántico de toda boda no se hizo esperar mucho más, y los novios abrieron el baile con una canción que tiene un gran significado para ellos; Save the last dance for me, de Michael Bublé.

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo47

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo43

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo44

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo45

la-champanera-blog-de-bodas-ana-galindo46

Para comenzar la fiesta escogieron a Adrián Lozano quien no solo se encargó de ponerle el ritmo a la noche sino también una iluminación en la zona del baile espectacular.

Espero que os haya encantado esta nueva boda en La Villa del Mentidero.

Un besote enorme, Ana.