Estilismo de altura para el novio

Hoy en el blog os muestro un nuevo capítulo sobre estilo masculino, concretamente para el novio. Un estilismo monocolor perfecto para cualquier ceremonia y alejado del concepto clásico de chaqué. ¡Os invito a seguir leyendo para descubrir todos los detalles!

TomBlack sigue apostando por la importancia del estilo masculino en la época de ceremonias. El mes pasado nos ofrecieron unos tips de cómo ser el invitado perfecto en una boda de mañana que podéis recordar aquí. Un traje que se adecuaba a la perfección a este tipo de eventos.

Hoy, dan un paso más allá y centran su atención en uno de los mayores protagonistas de toda boda que se precie: el novio. Y os aseguro que, con el estilismo tan especial que proponen, puede que no toda la atención recaiga sobre la novia.

Para una ocasión tan señalada, lo ideal es lucir un chaqué, la prenda de máxima etiqueta del hombre. TomBlack ha sabido revolucionar el clásico concepto de este traje otorgándole una imagen favorecedora, moderna y, por supuesto, muy cuidada.

El que os muestro a continuación en las imágenes se distingue por ser una opción monocromática pero, ¡ojo!, esto no es sinónimo de clasicismo o aburrimiento. El traje se compone de levita, chaleco y pantalón. Apuestan por un color azul medio (debido a su versatilidad), y al no tratarse de una tonalidad excesivamente oscura, puede utilizarse tanto en una boda de mañana como de tarde.

Hay que reconocer que no hay nada que una camisa blanca no pueda solucionar, y en los novios no iba a ser diferente. Una camisa de color blanco puro aporta ese toque de elegancia que todo novio desea en su boda y que contrasta a la perfección con el color azul predominante en todo el traje.

En cuanto a los complementos, una opción que nunca falla es una corbata con microlunares en blanco y unos tirantes que siguen la misma geometría y tono.

El tejido de la prenda, príncipe de gales, dibuja el cuadro más famoso de los estampados que le da la originalidad y distinción buscada en este día tan especial. Además, el cuadro se forma a partir de líneas finas en un color más claro pero muy discreto, por lo que para los más clásicos no supone un gran esfuerzo y al mismo tiempo potencia el estilo de los más atrevidos.

Pero no cabe duda que el chaleco es, el foco del estilismo. Dentro de la sobriedad que lleva implícita un chaqué, es en esta prenda donde se encuentran esos pequeños detalles especiales tan importantes.

Ejemplo de ello es la solapa. Destaca su anchura y sus cuatro botones en paralelo. Esto hace que el chaleco sea escotado y bajo, enmarcando el pecho en forma de “v”. Así se resalta la corbata y la camisa que por el contraste, juegan un papel fundamental.

Una vez más, TomBlack acierta de lleno con su propuesta para el look del novio en el día de su boda. Un estilismo genuino y diferente con el que brillar en tu gran día.

¡Espero que os haya gustado su nueva propuesta!

Un beso, Ana.