Tercera jornada de BBFW 2017

Ya ha pasado el 3º día de BBFW 2017. El ritmo está siendo frenético, pero no podía dejar de contaros todo lo que sucedió ayer en la pasarela, ¡que no fue poco!

Comenzaba el show por 3º día consecutivo, Marylise & Rembo Stlyling mostraba sus propuestas más transgresoras al ritmo de Las 4 estaciones de Vivaldi interpretadas por un violinista en directo, el mismo que actuó en su desfile el año pasado.

Si te consideras una novia distinta, seguramente encajes con la filosofía de esta firma. La firma francesa apuesta por una novia que sonríe, donde la comodidad y la funcionalidad es la esencia. Atrás quedaron las novias encorsetadas, para Marylise & Rembo lo esencial es que disfrutes hasta el amanecer.

Chaquetas y jerseys delicados para arroparte en el día B, vestidos de 2 piezas, largos midi, bajos asimétricos o largos hasta los pies y, ¿por qué no?, botines planos metalizados. Y una vez más, los velos en formato capucha, ¡sin duda la tendencia más repetida!.

Telas sencillas, con texturas suaves y caladas, perfectas para una boda boho en la playa. ¿Se convertirá la firma referente para las novias millennials?

Si oriente ha llegado al street style, la moda nupcial no iba a ser diferente. Isabel Zapardiez se inspira en la exótico Japón con su colección Oh!rigami donde el blanco y el rojo son el centro de atención.

Una puesta en escena diferente, con el rapero MC El Punto describiendo los patrones de cada vestido de forma improvisada.

La 1ª muestra, se basaba en un conjunto de preciosos vestidos en rojo que nos dejaban con ganas de verlos en un blanco radiante.

Vestidos geométricos donde cada forma te asombra más que la anterior, solo posibles debido a la maestría de la modista. Espaldas con atractivas aberturas que siguen sorprendiendo por su volumen.

Se huye de las telas lisas, apostando por una mezcla de blancos en diferentes texturas. Amor real es lo que siente la diseñadora por los lazos, y no escatima en mostrarlos y en darles su lugar.

Isabel propone una mezcla entre tradición y novedad. Accesorios como los bolsos o los paraguas pertenecientes a la firma vasca Ezpeleta, reivindican su puesto como un complemento más de moda aunque yo no soy especialmente fan de incluir estos accesorios en las pasarelas de novias.

La guinda final la pone un vestido que retoma el concepto de capa con capucha abullonada. La modelo que lo luce, se desprende de ella como si de un pétalo se tratase. Pero la sorpresa era que estaba integrado en el vestido. Simplemente, increíble.

Y aunque lo habitual es que este evento nupcial tiña la ciudad de Barcelona de blanco, la firma Marco y Maria, ha decidido un año más saltarse toda norma preestablecida incluyendo el color en sus vestidos de novia.

Una tormenta de verano llenaba el escenario con el sonido de la lluvia. Para después, dar paso a vestidos galácticos, que simulaban haber pasado por una lluvia de estrellas gracias a los destellos brillantes de pedrería y glitter. La luna y el sol representados en la pasarela de una forma exquisita.

En su nueva colección titulada Ofelia, inspirada en la de Hamlet, apuestan por los vestidos de corte romántico. Vaporosos y con mucho movimiento debido al uso del tul, la organza y crinolina ricamente bordada y tratada.

Los tonos como el beige, verde seco, lila o magenta fueron las estrellas. Transparencias infinitas convivían con bordados de aves y flores, que tapaban (en ocasiones) las zonas prohibidas.

Los tocados de Martina Dorta no podían ser más originales. Además las melodías de La La Land encajaban a la perfección con ellos. ¡Un desfile mágico!

El penúltitmo día de BBFW no podía cerrar de mejor forma que con los diseños de Galia Lahav, y la firma israelí nos dejaba una vez más con la boca abierta a todos los asistentes a pesar de que el escenario no estaba decorado como el año pasado.

Cuando te casas con uno de los diseños de la firma, le dices sí quiero a la pedrería en su máximo exponente. Sí a las siluetas sensuales, las espaldas desnudas y los vestidos con aplicaciones infinitas que hacían de sus creaciones un sueño sobre la pasarela.

Escotés en V, corazón y efecto corsé. Espaldas de infarto que conservan la tendencia lace up o se aventuran con un body chain. Mangas abullonadas, con mucho vuelo y hombros al descubierto. Es más, algunas acababan en forma de guante para un estilismo más completo. Faldas para todo tipo de fisionomías. Efecto segunda piel elaboradas con crepé o punto de seda o con volumen  con superposiciones, propias de una Cenicienta moderna.

Incluso, se han lanzado a crear un diseño hecho en su totalidad con hilos de plata y otro repleto de cristales de Swarovski. ¡Una maravilla!


Esto comienza a tocar su fin, pero te recomiendo que no te pierdas por nada del mundo el último capítulo de esta magnífica semana. Os adelanto que “la fábrica de los sueños” nos dejará sin palabras como siempre.

Un besote, Ana.