Mi habitación de novia

Descubre en este nuevo post todos los complementos de mis vestidos de novia, algunos detalles inéditos de mi primer vestido y mis secretos de maquillaje y peluquería.

Después del desayuno, volví volando a la habitación donde había dejado preparados la noche anterior no solo mis vestidos de novia de From Lista with Love, sino también todos mis complementos que uno a uno fui escogiendo con sumo cariño y cuidado.

boda-la-champanera-ana-gayoso-37

Al ver los pendientes con caída de oro blanco, diamantes y morganita de la Joyería Suárez lo tuve claro. Tenía que casarme con ellos. También de la Joyería Suárez eran nuestras alianzas clásicas de oro amarillo grabadas en su interior únicamente con la inicial de nuestro nombre y la fecha de nuestra boda.

boda-ana-gayoso-la-champanera-2

boda-la-champanera-ana-gayoso-1

Allí preparados estaban los pendientes antiguos de la Joyería Yanes que al menos hace 15 años mi padre le regaló a mi madre y que lucí con mi segundo vestido de novia. Dos flores de nácar blanco con corazón granate, una preciosidad.

boda-la-champanera-ana-gayoso-44

No podía ser de otra manera. Narciso Rodriguez for her era mi perfume y tenía que serlo también ese día, regalo de mis hermanas, incluida la crema. Este perfume huele a rosas afrutadas, a almizcle y a pulpa de melocotón que a mí me parece ultra femenino y super elegante. A Gon le encanta, y a mí más.

boda-ana-gayoso-la-champanera-1

Regalo de mi madre los primeros, y de Mar, Ángela y Caro los segundos, los dos pares de Jimmy Choo que me calcé aquel día. Unos de tacón alto para el primer vestido y otros mucho más bajitos para el baile y el segundo vestido, ambos también perfectos para ponerlos con vaqueros y recordar día sí y día también a las personas que me los regalaron y que tanto quiero.

boda-la-champanera-ana-gayoso-10

boda-la-champanera-ana-gayoso-3

Mi ramo de novia fue una auténtica improvisación. Cuando Dani de Pando Floristas me lo subió a la habitación no me pudo gustar más. Grande, con mucho verde, rosas grandes y de pitiminí y un toque blanco y granate. Perfecto, desde cualquier perspectiva.

boda-la-champanera-ana-gayoso-8

boda-la-champanera-ana-gayoso-4

Y comenzó el maquillaje y la peluquería con mis amigos Lorena Carbajal y Julio Suárez. Ambos me hicieron hueco en su más que solicitada agenda a pesar de haberles avisado (e invitado) con 3 meses de antelación. Tenían que ser ellos sí o sí, por un millón de motivos.

Ojos marcados, labios rosas y la trenza icónica de “La Princesa Prometida” (puedes recordarla aquí), aquella editorial en la que trabajamos juntos por primera vez hace ya 4 años cuando nadie hacía producciones fotográficas de ese tipo. Me sentía feliz y, como todas las novias, guapísima.

boda-la-champanera-ana-gayoso-36

boda-la-champanera-ana-gayoso-2

boda-la-champanera-ana-gayoso-7

boda-la-champanera-ana-gayoso-19

Mientras, por la habitación, entraban y salían todos los que andaban por la casa de Castiello de Selorio. Mis hermanas, mis cuñadas, mis amigas, los fotógrafos, los del vídeo… una me contaba cosas cuando me ponía nerviosa, otra me subía algo de comer, una me ataba los botones, otra se ponía a llorar… ¡divertidísimo!

De reojo, enfundada en mi bata de mil rayas azul y en mi camisón blanco de Namur, miraba el primer vestido ansiosa por ponérmelo y también, no puedo negarlo, por que Gon me lo viera puesto. Y me empecé a vestir mientras observaba por la ventana cómo toda la decoración iba evolucionando.

boda-la-champanera-ana-gayoso-13

boda-la-champanera-ana-gayoso-5

boda-la-champanera-ana-gayoso-6

boda-la-champanera-ana-gayoso-14

boda-la-champanera-ana-gayoso-16

boda-la-champanera-ana-gayoso-18

boda-la-champanera-ana-gayoso-20

boda-la-champanera-ana-gayoso-21

boda-la-champanera-ana-gayoso-22

boda-la-champanera-ana-gayoso-23

boda-la-champanera-ana-gayoso-24

boda-la-champanera-ana-gayoso-25

boda-la-champanera-ana-gayoso-26

Julio Suárez, que además de ser un gran profesional (el mejor peluquero de las novias) también es un gran amigo, esperó pacientemente a que me vistiera para poder colocarme el velo que iba prendido de un broche de terciopelo granate. Me alucinan mis fotos de Click10 en las que me reconozco sin posados en cada gesto, en cada mirada, en todos mis movimientos.

boda-la-champanera-ana-gayoso-27

boda-la-champanera-ana-gayoso-28

Solo faltaba una cosa: perfumarme. Me rocié las muñecas y el cuello con Narciso Rodriguez for her impregnando toda la habitación de bonitos recuerdos, y eso que lo mejor estaba aún por llegar.

boda-la-champanera-ana-gayoso-30

boda-la-champanera-ana-gayoso-33

boda-la-champanera-ana-gayoso-29

Todo lo entenderéis mejor, no tengo duda, en este bonito vídeo de Ensu que una vez más -seguro- os parecerá una delicia.

Un beso enorme, Ana.

Nota: En el momento de la publicación de este post, Castiello de Selorio no dispone de las licencias necesarias para la celebración de eventos con música amplificada.