Los vestidos de Miriam Gálvez

Este año 2015 quiero felicitar a la diseñadora Miriam Gálvez por su dedicación durante 20 años a la moda dentro del sector nupcial: su auténtica vocación.

¿Y por qué digo esto? Porque tanto su formación, en un principio, como sus primeros pasos en el mundo laboral poco tenían que ver con la dirección que tomaría su trayectoria profesional con el paso del tiempo. Así es, Miriam Gálvez estudió Derecho, hizo un MBA en el Instituto de Empresa y trabajó varios años en banca. Me suena…

Pero, además de ser una persona muy preparada y competente, fue lo suficientemente inteligente como para darse cuenta a tiempo de que eso no le hacía feliz y lo suficientemente valiente como para dejarlo todo y dedicarse por entero a su verdadera pasión: el diseño de vestidos de novias, madrinas e invitadas.

Traje de Miriam Gálvez

unnamed

Es sorpendente que Miriam, de forma autodidáctica, aprendiera a dominar las técnicas del diseño y la costura, y abriera poco tiempo después su propio taller. Fue así cómo ese sueño se hizo realidad y se pudo dedicar al 100% a lo que más le gustaba en la vida. Y, la verdad, esto me parece motivo suficiente para dedicarle este artículo, por el gran trabajo que ha realizado a lo largo de dos décadas, vistiendo de forma tan elegante e impecable a tantas novias e invitadas de toda España.

foto1miriamgalvez

Invitada de boda por Miriam Gálvez

Miriam, y todo el equipo de profesionales que trabaja con ella, te recibe de una forma cálida y profesional en su taller de alta costura situado en la calle Menéndez Pidal de Madrid. Allí podrás crear, siguiendo siempre su recomendación y asesoramiento, un vestido que se ajuste a tu figura y fisonomía, a tu tono de piel, al tipo de boda al que vas a acudir y, por supuesto, al papel que vas a representar ese día. Y es que es un una experta en el diseño de vestidos de invitada y madrina, dando máxima importancia a la exactitud del corte y la pureza de las líneas. ¡Qué estilazo!

Vestido de novia Miriam Gálvez

Novia vestida por Miriam Gálvez

Siempre utilizan los mejores materiales, desde el forro del vestido hasta el último detalle en pedrería. Todo realizado a mano. De hecho, han realizado vestidos en crepé de seda, con encajes franceses cuyo trabajo ha llevado más de 500 horas de realización. Cada vestido es una apuesta, una apuesta cuyo resultado tiene que ser perfecto.

Su principal máxima es la elegancia –por eso suele vestir a novias con un perfil más bien clásico–, pero también da gran importancia a la comodidad, porque una novia o invitada que no se sienta cómoda con su vestido no puede ser ella misma ni disfrutar al máximo de un día tan especial. Además, también considera que es fundamental que todas las invitadas y madrinas de una boda conozcan bien el protocolo: un detalle, sin duda, fundamental.

El único objetivo de Miriam y su equipo, y lo digo por experiencia personal, es la máxima satisfacción de la clienta. Siempre están dispuestos, con una sonrisa, a hacer todos los cambios y mejoras necesarias en el vestido hasta que te siente como un guante. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que es fundamental contar con la buena predisposición de diseñadores y modistas para sentirte a gusto en todo momento y además conseguir el vestido perfecto.

Miriam Galve

Algunas de las nuevas tendencias nupciales, según Miriam Gálvez, son el escote en la espalda –una opción estupenda siempre que no sea muy exagerado–, y la manga larga, que aporta un toque más clásico y romántico al conjunto.

Manga larga vestido de novia Miriam Gálvez

Espero que Miriam Gálvez siga teniendo mucho éxito en esta profesión y se dedique a ello el resto de su vida.

Un besote, Ana.