Las peonías de Acqua di Parma

Descubre en este nuevo post el taller floral con peonías que Acqua di Parma organizó para presentarnos su fragancia Peonia Nobile.

Pocas cosas me gustan más que las flores, y pocas flores me gustan más que las peonías. Por eso la invitación de Acqua di Parma a su taller floral, haciendo gala a su hashtag #AquadiParmaMoments, me pareció un convocatoria irresistible con la que aprovechar para desconectar y relajarme un poco, que falta me hace.

La cita tuvo lugar el pasado viernes en la floristería Casa Florida, un local ideal situado en la céntrica calle madrileña de Marqués de Riscal fundado ya en 1988 con la intención de ofrecer a sus clientes un trato personalizado y exclusivo, tal y como han hecho. Tal y como nos sentimos.

Por allí andábamos perfiles muy dispares: Los platos de pan, Malababa, Somos Bonjour, Belleza en Vena, A Trendy Life, amigas de prensa y yo. Un lujazo compartir mesa de trabajo con todas ellas.

Se presentaba Peonia Nobile de Acqua di Parma, una refinada interpretación de la Peonía que revela en esta fragancia toda su sublime elegancia. Los acentos vibrantes de la pimienta negra, junto con las notas suaves de la frambuesa, marcan la apertura de este refinado bouquet que revela en su intenso corazón florido las suntuosas notas de la Peonía, acompañadas por la luminosidad del geranio. Una envolvente armonía que continúa en el fondo, donde los tonos aterciopelados de las notas ambarinas se entrelazan con las fundentes notas del pachuli. Un eau de parfum atemporal que deja una estela inolvidable, para celebrar una fuerte feminidad.

Así, como no podía ser de otra manera, ya con la bata de oficio, nos dispusimos a crear un centro de peonías y claveles con el que celebrar no solo la feminidad sino también el día de la madre. La creatividad era libre, así que cada una escogió los colores y los tipos de peonías con las que se sintió más identificada. Y este fue el resultado, en el que ningún centro se parecía a otro.

Al teminar, foto de grupo con nuestras creaciones y tan contentas de vuelta a casa también acompañadas de nuestro perfume. ¡Qué lujazo de mañana!

Espero que os haya gustado y, si os pirran los perfumes florales como a mí, ¡no dejéis de probarla!.

Un besote enorme, Ana.