Las flores de Naranjas de la China

Llevaba algún tiempo con ganas de hablaros de la floristería Naranjas de la China. Y aquí estoy con el teclado lleno de palabras.

Hace un par de semanas visité su taller y comprendí de un plumazo su filosofía. Y es que, como ya acostumbro, si no lo veo no lo creo, y si no lo creo no lo recomiendo.

Pues bien, su objetivo de trabajo es sencillo, natural: hacer cosas bonitas. Laura, su dueña, pasó gran parte de su infancia y adolescencia en contacto con las flores, las plantas y los jardines. Después de mucho tiempo trabajando duro en una agencia de publicidad donde se valoraba por encima de todo la creatividad, surgió la idea de crear Naranjas de la China, y en esa idea volcó toda su ilusión y más si cabe de lo que había aprendido.

Naranjas de la China (1)

Naranjas de la China (3)

Así es Naranjas de la China. Una mezcla explosiva de flores, verdes y creatividad donde la atención al cliente es su punto fuerte. Hay que escuchar e interpretar, proponer sin salirse de la pauta marcada que los novios transmiten. “No se puede disfrazar a una pareja, hay que encontrar un equilibrio”, afirma Laura.

El tratamiento es 100% personalizado y se adaptan, en el mismo porcentaje, a su estilo, a su espacio, a su colorido y, por supuesto, a su presupuesto.

Naranjas de la China (2)

El estilo de Naranjas de la China es natural, joven y muy trabajado, ese casual chic que les encanta crear. No obstante, esta floristería se encuentra en constante evolución, interpretando tendencias para ofrecer a sus clientes nuevas y fascinantes interpretaciones.

Naranjas de la China (4)

Lo que viene pisa fuerte. Los arreglos florales con movimiento y flores delicadas: peonías, rosas de jardín, flor del guisante… son libres y dan cancha para una gama de colores pastel de lo más suculenta y apetecible: rosados, malvas, melocones, ocres… ha vuelto el romanticismo y es por ello que los jardines comienzan a introducirse en los interiores invadiendo salones.

La tendencia vintage que tanto se ha movido estos años, va dejando paso a un estilo más depurado y menos rústico, más sofisticado dónde la caja de madera ya no es la protagonista, se une o mezcla con más elementos para hacer crecer el conjunto. Y al igual que ocurre en decoración donde la mezcla de estilos es un arte, la mezcla de flores también.

Naranjas de la China (5)

A la hora de decorar también tienen sus preferencias. Mejor pocos puntos bien elaborados que muchos sin gracia. A la vista de sus impresionantes bodegones de flores y recipientes en mesas o enclaves centrales que envuelven todo el espacio, no hay lugar a dudas.

Naranjas de la China (9)

Naranjas de la China (6)

Naranjas de la China (8)

Y es que viajar es parte de su trabajo. En París, en Londres, en Nueva York y en Asia siempre encuentran inspiración, así como exclusivos y variados recipientes: desde cristales clásicos a formas más actuales, recipientes de cinz, esparto, mimbre, porcelana, plata, etc. que siempre dan forma a sus decoraciones de ceremonia o banquete.

Por la noche les gusta mezclar con luces, porque también tienen velas de mil formas y miniguirnaldas de luces independientes colocadas en centros de mesa, centros de barras y ambientes que aportan una sensación mágica.

¿A qué esperas para conocer Naranjas de la China?

Un fuerte abrazo, Ana.