La cena y el desfile de Pronovias

¡Estaba deseando que me llegaran las fotos de la cena de Pronovias para poder contaros el cierre de una BBFW 17 inolvidable!

Como cada año, el momento más esperado de BBFW es el desfile de Pronovias. La noche antes, la firma organiza para un reducido grupo de bloggers una cena con la que siempre nos sorprende y en la que aprovechamos para coger fuerzas después de 3 días intensos de desfiles que acaban con las fuerzas de cualquiera. (Pincha en los enlaces para recordar la cena y desfile de 2016 y y la cena y desfile de 2015.)

Este año, nacionales e internacionales nos reunimos en La Fustería, un espacio maravilloso -casi escondido- en el que del techo colgaban lámparas de cristal de araña y verdes. Todo cuidado hasta el más mínimo detalle donde la estética se puso a nuestro servicio para, como no, sacar la foto de IG perfecta.

Al día siguiente -los desfiles del viernes por la mañana no eran 100% mi estilo-, aproveché cuanto pude la mañana en el hotel para sacar mails y propuestas adelante y corrí a la sesión de maquillaje y peluquería de la mano de YSL y GHD que Pronovias había organizado. Volví al hotel volando para ponerme un precioso vestido largo súper sexy con una gran abertura en la falda en color rosa y negro que alquilé en 24Fab, ¡aún podéis verlo en mi cuenta de IG!

Más de 2000 personas nos maravillamos con el espacio que Pronovias había creado para el desfile. Espejos, formas geométricas y una fuente maravillosa que daba infinita vida y luz al espacio.

Las 4 modelos de Victoria’s Secret, creedme, eran aún más impresionantes en directo y verlas desfilar enfundadas en aquellos maravillosos vestidos de novia fue una pasada, teniendo en cuenta además que el desfile de Pronovias es uno de los 10 mejores desfiles del mundo de la moda, que ya es decir.

El Museo Nacional de Arte de Cataluña fue el lugar escogido para dar a conocer la colección bautizada bajo el concepto creativo “WISH”. Inspirada en la magia de la fuente de los deseos en la que se refleja el brillo y la sensualidad de las novias a través de pedrería, encajes y bordados, tal y como apuntaba su director creativo Hervé Moreau. El agua como centro de inspiración nos hacía tele transportarnos a otro mundo.

Sobre la pasarela vestidos que daban especial relevancia a las siluetas con una gran variedad de patrones. Desde cortes sirena, hasta grandes volúmenes, ya sabéis que con Pronovias todo es posible. Diseños sofisticados trabajados con organza, cerpé, raso mórbido, encajes franceses y por supuesto bordados de pedrería blanca que hacían que las modelos brillasen con luz propia.

No había duda de por qué era el desfile más esperado, los flecos de pedrería caían en cascada sobre el cuerpo de las modelos, las faldas con movimiento y carácter se abrían paso junto con exquisitas figuras que resaltaban las curvas femeninas.

Inevitablemente, acaba otra maravillosa edición de BBFW, espero que os hayan encantado estos post.

Nos vemos el próximo año.

Un beso, Ana.

Créditos de fotos: Ugo Cámara