La boda otoñal de Ana y Jaime

Hoy en el blog retomamos las bodas de carácter más otoñal con la bonita boda de Ana y Jaime. Os adelanto que os encantará su reportaje de novios ¡no os la perdáis!

Ana y Jaime eran vecinos desde siempre, sin embargo el destino no les unió hasta la universidad. Coincidían en sus trayectos hasta el campus y al finalizar el 1º curso surgió el amor y en consecuencia, la decisión de comenzar a salir juntos.

Como siempre, os comienzo a contar el look de la novia por la belleza. Ana confió en Oui Novias tanto para el maquillaje como para el peinado. Un estilo natural con piel de porcelana donde quiso enfatizar los labios con un tono rojo pasión que enmarcó su bonita sonrisa. En cuanto al peinado, optó por un recogido a la altura de la nuca con trenzas a los lados.

Una vez que todo el estilismo estaba listo, se desprendió con nostalgia de su delicado conjunto de camisón y bata de Entre hilo y algodón y se preparó para ponerse el vestido más importante de su vida.

En este caso su traje de novia lo creó Sole Alonso, por su compromiso cercanía y comprensión. Al contrario de lo que le ocurre a muchas novias, Ana no tenía una idea premeditada de cómo quería que fuera su vestido. Y fue la diseñadora quien le ayudó a descubrirlo.

Un vestido que – sin duda- irradiaba personalidad. Un patrón con manga larga y un precioso cuerpo de croché que dejaba entrever la piel de la novia en brazos y espalda. Asimismo una preciosa falda con una larga cola hiper femenina.

Como complementos escogió un tocado de Mimoki con pequeñas flores blancas de diferentes tamaños que sostuvo de forma magistral el precioso velo de tul de la novia.

Sus zapatos, unos peep-toes de terciopelo rosa aframbuesado. Fueron un regalo de sus amigas para que sintiera que ellas le estarían acompañando en su camino al altar. ¡Un mensaje precioso!

En cuanto a las joyas, lució unos pendientes de diamantes y perlas que le regaló su madre y el anillo de pedida que le entregó Jaime en la pedida. Este último era una joya familiar que después pasó a ser un anillo de compromiso.

Para el ramo de flores se decantó por la misma tonalidad que los zapatos, combinado con una mezcla de verdes logrando un aspecto silvestre y desenfadado perfecto. En este caso los artífices fueron el equipo de Floritura.

El novio también estaba impecable con su chaqué de Pedro del Hierro con chaleco gris piedra y su corbata en azul marino con topitos.

Contrajeron matrimonio en la Parroquia de San Jorge por ser un lugar familiar para ambos. Además de la emotividad de la misa, disfrutaron del coro Laudate, quienes estuvieron impresionantes. Tras el sí quiero, se marcharon felices por la escalinata del templo para celebrarlo por todo lo alto.

El lugar escogido para la celebración fue la Villa del Mentidero. Fue el primer sitio que visitaron pero no tuvieron duda de que tenía que ser allí. ¿Los motivos? su paisaje, sus instalaciones y la luz. Conseguir un lugar cálido y acogedor un 4 de marzo era todo un reto como podréis imaginar.

Mientras llegaban los invitados, los novios aprovecharon unos minutos de intimidad para llevar a cabo su precioso reportaje de boda elaborado por Esif Fotografía.

Estaréis de acuerdo conmigo en que todas las fotos tienen algo especial, pero es imposible no hacer una mención especial a las de Ana en las que juega con su velo, simplemente espectaculares.

Se nota que el equipo de Esif le dio la confianza necesaria para soltarse y tener este resultado.

El reencuentro entre novios y familiares no se hizo esperar mucho más. Y así, disfrutaron de la gastronomía del catering del Mentidero quienes deleitaron a todos los asistentes a través de una cocina mediterránea original y de calidad. En el cóctel al aire también hubo tiempo para dejar recuerdos en el libro de firmas y para tomarse unas cuantas fotos a través del fotomatón que también creó Esif fotografía y que siempre da mucho de sí.

Tras ojear el seating plan, los invitados se dirigieron a su sitio correspondiente para seguir disfrutando de la gastronomía, esta vez sentados. Toda la papelería de la boda la elaboró Gráficas Capitolio, exceptuando el mapa que fue elaborado por OMA dibujos.

Aún quedaba tiempo para momentos especiales, y es que la hermana de Jaime y la madre de Ana llevaban semanas compinchadas para que el día de la boda saliera a la luz un vídeo donde mostraba cómo se conocieron los novios. Una sorpresa que no se esperaban para nada y que les impresionó gratamente.

Pero el vídeo no fue la única sorpresa, y es que Jaime y su grupo de amigos cercanos también quisieron poner su nota musical improvisando un concierto en el escenario que divirtió a familiares y amigos.

Y llegó el momento del vals, un baile clásico a través de Vida de Artista de Johann Strauss que fue todo un acierto.

Cuando este finalizó, Dándote Ritmo eventos dio por comenzada la gran fiesta poniendo a bailar a todos los asistentes con un repertorio musical de lo más divertido.

Espero que os haya gustado esta romántica boda.

Un beso, Ana.