La Boda de Susana y Gabriele

A pesar de haberse conocido en un hospital, lo suyo fue una historia de amor con final feliz, y tan feliz que acabó con una boda maravillosa con sabor hispano-italiano.

Fue un auténtico flechazo, tanto si crees en ellos como sino, la historia de Susana – o Susi, como la conocen sus amigos- y Gabriele, te hará volver a hacerlo. ¿Dónde fue? En un hospital, pero ninguno de los dos estaba enfermo.

“Susana era la nieta de un paciente que estuvo ingresado casi un mes en el hospital donde trabajo – nos cuenta el novio -Me caía muy bien y era una persona interesante. A la semana de estar ingresado conocí a  Susi”.

“Fue un auténtico flechazo y desde el primer momento supimos que acabaríamos juntos. Hemos pensado llamar al futuro bebé Manuel, en honor al abuelo”.

Que travieso puede llegar a ser a veces el destino ¿verdad? en los lugares más inimaginables para enamorarte ocurren historias como la de Gabriele y Susana.

La boda se celebró enteramente en el mismo sitio, La Quinta de Illescas. Los novios lo tuvieron claro desde el principio: “Nos gustaba y pensábamos que era el lugar idóneo por su cercanía a Madrid y la posibilidad de poder celebrar la ceremonia religiosa y la fiesta en el mismo lugar. La prueba de la comida solucionó las ultimas dudas”.

susanagabriele0338

susanagabriele0342

susanagabriele0340

La Quinta de Illescas es uno de mis escenarios favoritos para bodas. No solo por la belleza de su entorno sino además porque a pesar de estar a tan solo 20 minutos de Madrid, es estar en pura naturaleza.

susanagabriele0330

susanagabriele0326

Para el vestido de novia, Susana, eligió ponerse en mano de la galardonada diseñadora Susi Sposito, directora creativa de la firma napolitana AlbaChiara.

En cuanto a los accesorios, Susana nos cuenta que los zapatos se los hicieron a su gusto en la firma madrileña Resán Calzados, ubicada en la calle San Benito 16. En cuanto a las joyas, únicamente llevó unos pendientes que pertenecían a su abuela y el anillo de pedida.

susanagabriele0149

susanagabriele0165

susanagabriele0177

El novio también confío en el diseño italiano para su traje, lo encargó en David Uomo. El resto de accesorios del novio, como los zapatos, también los compraron en tiendas artesanales de la zona periférica de la capital de Campania.

Tanto Gabriele como Susana, tuvieron claro que querían celebrar su enlace en un lugar pequeño e intimo. La ceremonia religiosa se oficio en la propia capilla de la finca.

“Nos gustó mucho porque era un espacio abierto, un paraje natural con flores típicas de la primavera, y un estilo diferente a lo que te puedas encontrar en cualquier Iglesia de la capital”, nos dice Susana.

susanagabriele0461

susanagabriele0303

susanagabriele0467

susanagabriele0473

susanagabriele0480

susanagabriele0483

susanagabriele0484

susanagabriele0490

susanagabriele0498

susanagabriele0503

susanagabriele0504

susanagabriele0563

susanagabriele0623

susanagabriele0758

susanagabriele0767
susanagabriele0791

susanagabriele0795

susanagabriele0830

El reportaje fotográfico y de vídeo lo realizó Instantánea & Tomaprimera, que tuvo un resultado fantástico, como podemos ver en las fotos del post.

A los novios les gustó de ellos la espontaneidad sin rarezas, pero “con detalles que hacían únicas todas las fotos”, como recuerdan del momento que vieron su portfolio.

susanagabriele0543

susanagabriele0554

susanagabriele0562

La celebración fue pura diversión. Abrieron el baile, como no, con una canción clásica italiana de Adriano Celentano titulada “Lo Non So Parlar D’Amore”. Super romántica pero que se vio interrumpida por unas sevillanas que prácticamente bailó la novia y él, como recuerda ella, se limito a no hacer el ridículo.

susanagabriele1220

susanagabriele0417

susanagabriele0427

Fue una boda muy internacional. Por ejemplo, la misa se ofició en dos idiomas, lo que consiguió que nadie perdiera el hilo. También se hicieron dibujos sobre como es una boda típica española e italiana que al a gente le gustó muchísimo.

susanagabriele1050

Entre las anécdotas más especiales para los novios fueron, por ejemplo, las esculturas en papel maché que hizo el padre de Susana o el periódico personalizado de la boda, que les regalaron a los novios e invitados los padres de Susana como recuerdo.

Las tías de la novia hicieron incluso una tarta muy significativo que reflejaba el momento en el que Gabriele le había pedido la mano a Susana en un viaje. “Fue todo una meza de costumbres culturales españolas e italianas que hizo de este día algo muy especial”, recuerdan con mucho cariño los ya marido y mujer.

susanagabriele1124

susanagabriele1152

susanagabriele1094

susanagabriele0846

susanagabriele0852

susanagabriele1406

Espero que haya gustado tanto como a mí desde Japón.

Un abrazo, Ana.