La boda de Mickey Pavón y Magda

No te pierdas en este post una de las bodas más divertidas y locas del año pasado. La boda del archi conocido DJ Mickey Pavón.

Conozco a Mickey desde hace un montón de años, casi los mismos años que llevo escribiendo La Champanera y hemos coincido en los suficientes saraos como para que me alegre infinito por poder publicar su boda.

Magda, la verdad, estaba guapísima. Confió en Xisca Covas y escogió un maquillaje natural y lucir su media melena suelta con un ondulado muy veraniego.

A Magda, como a mí, le costó decidirse por un único vestido. El primero era un vestido romántico confeccionado por el diseñador mallorquín Miguel Ángel Company en crepé de seda con falda en georgette doble y sobrefalda en tul de plumetti. Las mangas también lucían este tul pero combinadas con bordados y espalda rematada con encaje francés artesanal, al igual que el cinturón.

Para la fiesta, sin embargo, optó por un diseño mucho más sensual de estilo ibicenco de la firma Piluca Bayarri, cuya ligereza le permitió bailar sin límites hasta el amanecer. Qué menos si tu marido es Mickey Pavón.

Como complementos únicamente lució 2 coronas. La primera, de hortensias preservadas y hojas en dorado de estilo griego elaborada artesanalmente por La Moscovita. La segunda, de My Macora, integrada también por flores preservadas y aplicaciones de flores de cerámica en dorado que combinaban a la perfección con el vestido.

Con los zapatos tuvo el mismo dilema, por ello optó por unas sandalias metalizadas de Gloria Ortiz, que luego cambiaría por unos Castañer dorados.

Del ramo de flores se encargó Edeen, quienes optaron por la variedad de flores, centrándose en tonos como el azul, el morado y el rosa.

Y Mickey no se quedaba atrás. Lucía un traje azul cobalto de Púgil Store, camisa de La Fábrica de camisas y corbata de punto de Hermés.

Una vez iniciado el baile, Mickey se engalanó con una de sus famosas chaquetas de palmeras de Scotch & Soda y sus extravagantes zapatillas retroiluminadas. No esperaba menos.

Contrajeron matrimonio en la Iglesia de la Porciúncula de Mallorca, más conocida como la Iglesia de cristal, construida en mitad del s.XX también decorada por Edeen, quienes dispusieron unos grandes centros en tonos blancos y verdes a los lados del altar. La verdad es que las niñas de arras estaban para comérselas a besos.

Tras dar el sí quiero, los novios se escaparon unos minutos para llevar a cabo su reportaje de boda. Las artistas de Click10 supieron captar en todo momento imágenes naturales, divertidas y espontáneas, tal y como son los novios. Las fotos la verdad es que son una auténtica maravilla. Para el vídeo contaron con RCbodas, y el resultado fue igual de espectacular.

la-champanera-blog-de-bodas-click10-52

La pareja no pudo elegir mejor el lugar de celebración, y es que Mhares Sea Club tenía todos los ingredientes para llevar a cabo una boda perfecta junto al mar. Una localización para disfrutar de sus idílicas puestas de sol.

Querían que su boda fuera cómoda, distendida y que la gente disfrutara de este día de verdad, sin artificios. Y lo consiguieron.

Quisieron llevar una boda con un código personal y original: Casual Chic Sea Wedding, y la decoración tenía que casar a la perfección. Los profesionales de La Pera Limonera hicieron posible recrear de una forma inmejorable ese ambiente a través de toques tropicales. Y la asistencia y profesionalidad de Dblanc, dejó patente su amplia trayectoria en bodas de playa.

Para el catering, confiaron asimismo en Mhares Sea Club. La cena fue en formato cóctel con estaciones, donde todo el mundo tuviese libertad de degustar lo que quisiera sin necesidad de mesas asignadas. Crearon varios ambientes alrededor de la gran piscina, combinando mesas imperiales con redondas, zonas chill out en cenadores, sofás con mesas bajas, mesas altas y camas balinesas.

Ya con el baile a punto de empezar, muñecos de Mickey y Minnie incluidos, la novia no quiso personalizar la entrega del ramo, sino que prefirió lanzarlo al escenario y que fueran sus amigas las que lucharan por él.

Y tras este divertido momento llegó  la hora del vals, con la canción “I can´t stay” de The Killers, seguido de la salsa “Vivir mi vida” de Marc AnthonyDurante la fiesta también contaron con la actuación del violinista Pablo Navarro, que a mí también me encanta y por eso también actuó en mi cumpleaños hace casi un año que podéis recordar aquí.

Como no podía ser de otra manera, la fiesta continuó a cargo de Hey Mickey. El equipo se movilizó desde Madrid para producir el montaje audiovisual y organizar una fiesta que todos los invitados recordarán durante mucho tiempo. Mucho.

Incluso el ratón más conocido del mundo se permitió la licencia de pinchar durante las últimas horas en su propia boda. Lo que no se imaginaba es que fuera a acabar en la piscina arrojado junto a sus amigos y continuando la fiesta en bañador, con máscaras y su chaqueta flúor de lentejuelas.

¿Habéis visto alguna fiesta igual? Es que Mickey Pavón solo hay uno.

¡Mil felicidades Magda y Mickey!

Un besote, Ana.