La boda de María y Santi

María y Santi se conocieron en Madrid hace años a través de unos amigos en común; se dieron el sí quiero en Barcelona en mayo de 2014. ¿Quieres conocer el resto de su historia?

Tras conocerse en la capital, María tuvo que trasladarse a Barcelona por trabajo y Santi no dudó en seguir sus pasos. Desde ese momento, ella se dio cuenta que el amor que les unía era verdadero… Santi le pidió matrimonio en Menorca, un lugar muy especial para ambos ya que allí pasan juntos cada verano y él sabe que María adora esta isla.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la iglesia de San Bernabé y la celebración en Finca El Campillo, ambas en El Escorial.

La novia llevaba un traje de Raimon Bundó –muy conocido en Barcelona por su estilo clásico–, con detalles de pedrería de Carmen María Mayz sujetando el velo y también en la cintura.

El peinado y el maquillaje fueron de Bajobé, todo un acierto según me han contado María y otras muchas novias.

El ramo y la decoración floral son de Verde Pimienta, de quienes María tiene muy buen recuerdo ya que su dueña no solo le dio un montón de consejos muy útiles para el día de la boda sino que consiguió crear el ramo de novia que ella siempre había soñado.

El novio llevaba un chaqué de Trajes Guzmán (Madrid) y un chaleco de Anglomania.

El aperitivo y el banquete en Finca El Campillo fue todo un éxito, con la caza y la naturaleza como temática principal de la boda, ya que el padre de María es un gran amante de la cinegética.

La Boda de María y Santi - La Champanera


Uno de los grandes momentos de la boda fue su entrada en el salón al ritmo de la canción “Happy” de Pharrell Williams, y durante el estribillo sorprendieron a todos con una coreografía que ellos mismos habían preparado y que obviamente reflejaba su verdadero estado de ánimo: ¡felicidad!

Tampoco faltaron un cigar corner, una mesa de dulces y numerosos detalles en varios rincones de la finca, gracias al gran trabajo de las organizadoras de El Campillo.

El reportaje fotográfico es obra de Leticia Campos y el videoreportaje de Ane E. Chillida, de Mirandoveo. Ambas les hicieron sentir muy a gusto y supieron captar los mejores momentos de su boda.

¡Muchas felicidades a los novios! María, espero que sigas siendo muy feliz con Santi y te agradezco de corazón que seas una fiel seguidora de La Champanera.

Con cariño, Ana.