La boda de Elena y Óscar

Su primera cita fue una catástrofe que les dio un montón de anécdotas divertidas para contar y ganas de volver a verse. Y hasta hoy.

Fue a buscarla en un MINI azul, y dos años más tarde estreban estado civil en un MINI blanco.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00312

Hubo invitados de muy distintos países: Japón, Canadá, Francia, Italia… una sensación emocionante la de llegar a Correos y saber que tus invitaciones vuelan por todo el mundo.

Escogió un traje sencillo de Sole Alonso con pliegues laterales que le sentaba como un guante. Mil veces, menos es más.

El día de su boda sólo sabían dar las gracias. A los amigos que les presentaron, a la familia que les acompañaba, a las personas que se ilusionaron con ellos durante los seis meses de preparativos, etc.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00001

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00051

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00003

Y gracias también a los que trabajaron con tanto mimo en su gran día: A la Finca El Campillo por su buen gusto y ganas de perfección, a Carmen Losa por un maquillaje genial en un ambiente divertido, a Wonton Design por unas invitaciones que han contado su historia con detalles originales y elegantes de papel, a Suma Cruz por esa maravilla de tocado lleno de mariposas deseando echar a volar.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00043

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00048

Gracias a Instantánea y Toma Primera, por si un día se les olvidan las palabras, que siempre tengan las imágenes.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00471

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00611

En la línea de sus primeras citas, la celebración también comenzó desastrosa, aunque terminó siendo maravillosa. Os pongo en antecedentes: Viernes 27 de junio, final de semana, final de mes y operación salida, además de las obras de El Escorial con calles cortadas. Ni con el GPS se podía adivinar dónde iban a acabar novios e invitados en el siguiente giro de volante camino de la Capilla de Abantos. A las 17:30 comenzaba la ceremonia y a las 17:35 sólo habían conseguido llegar a la Iglesia el novio y 10 invitados. Un alivio cuando todos los autobuses llegaron al mismo tiempo llenando los bancos y rincones de la Capilla entre risas producidas por los nervios y el estrés. Y también consiguió llegar la novia.

La ceremonia fue entrañable. El sacerdote era amigo y sus palabras les hicieron sonreír en más de una ocasión llevándoles siempre sutilmente a la reflexión de su compromiso. Una de las cosas que más les tocó el corazón fueron las palabras de enhorabuena del padre de la novia justo antes de salir.

Y al salir… la anécdota. Nadie se acordó de abrir las puertas a los novios y quedaron todos encerrados un buen rato. Pero no importaba, ¡comenzaba la fiesta!

Vino, comida, risas, amigos, abrazos, más abrazos, música… y la canción I like to see you de Sophie Hunger como apertura de baile y declaración hacia los invitados: ¡Nos encanta veros aquí!. Y lo dieron todo, novios e invitados.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00705

El viaje de novios lo hicieron alquilando un coche para recorrer Italia. En Montepulciano les dieron una habitación con una ventana gigante que dejaba disfrutar del atardecer en la Toscana. Sentados en el sofá que habían colocado para admirar esas vistas, con una copa de vino tinto, lo volvieron a pensar: Se casarían de nuevo. Sí querían y quieren quererse siempre.

Instanta¦ünea&Tomaprimera 00799

Mil enhorabuenas, con cariño, Ana.

Otras bodas de Instantánea y Toma Primera:
La boda de Elena y Gonzalo
Los preparativos de Belén
La boda de Liliana y Pablo