La boda de Ana y Pablo

Ana y Pablo se conocían de toda la vida y toda la vida es lo que les espera juntos. No te pierdas este precioso reportaje de boda.

Para una fecha tan especial, el pasado 13 de septiembre, Ana se decantó por un maquillaje natural y una trenza semi deshecha adornada por una corona de Mimoki en plata vieja y blanco de hojas y semillas.

15287956403_e170b57a1f_z

15285357254_053b2c645b_z

15720127028_e206744b55_z

15720127798_ebe35bc83d_z

15285355154_0a8ff21035_z

Su vestido, de crepe y gasa de seda con corte entre la cintura y la cadera con efecto ablusado y de manga larga, lo había diseñado con mucho estilo Diego Estrada. La novia lucía una impresionante cola plisada de 1,60 metros y unos maravillosos bordados en el puño derecho y en el hombro izquierdo que descendían por el escote de la espalda.

15720310990_3cda733658_z

15905627131_aeba8b50b7_z

15905627371_63927d11b6_z

Ana lo tiene claro, si se volviera casar, volvería a escoger a Diego Estrada para la confección de su vestido.

Complementó su look nupcial con unas sandalias de ante gris de Jorge Larrañaga, un velo de plumetti y un ramo de La casa de las plantas compuesto de brezo y eucalipto.

15721846787_20635219d3_z

15720310630_59cfe45d2a_z

Tanto Ana como Pablo viven en Pozuelo, Madrid, por lo que escogieron para la ceremonia su parroquia de toda la vida, Santa María de Caná.

15906973162_71bb626287_z

15721568319_707e0b40a6_z

15721570029_e5fe8e97c9_z

Escogieron para su boda la maravillosa Finca Villasolita que estaba espectacular decorada por ellos mismos, muy acorde con la fecha y el lugar. No faltó una cabina de Flash Flash Box, mi fotomatón favorito.

15285379434_43ffa21db9_z

15721581409_c1b5e3e347_z

15907636415_b7aa3bc2ef_z

15287978583_f712b09354_z

Y mientras los invitados iban llegando, los novios aprovecharon para dejarse inmortalizar con la sensación de confianza que caracteriza al fantástico equipo de Elena Bau Fotografía. Sensibilidad, naturalidad, todo.

15287971513_f1ae555900_z

15720140408_41d3a97168_z

15906978752_6329b94221_z

15906977152_5123d290b6_z

Y comenzó la comida al aire libre en Finca Villasolita servida por el catering de Casa Mónico. Las mesas vestían manteles beige y las mesas no estaban revestidas, para darle un toque más campestre e informal.

15906985462_a0a6f05861_z

Y llegó, en un abrir y cerrar de ojos, el baile. Como manda la tradición, la novia abrió el baile con su padre al ritmo de Annie’s song de John Denver. Comenzaba la diversión.

15285380904_9837b15b25_z

15720153058_1cc802b5f8_z

15905653851_d50089caa8_z

15721873037_6ecbff0f17_z

15285372594_fb83b89680_z

15720339380_6412341fa4_z

15905657081_af76ae3136_z

Mil enhorabuenas a los novios y mil gracias por confiarme las fotos, hasta la fecha, más importantes de vuestra vida. Disfrutadla, que pasa en dos días.

Con cariño, Ana.

Artículos relacionados:
Las fotografías de Elena Bau
Celebra tu boda en Finca Villasolita