7 restaurantes durante 5 días en Londres

¿Quieres vivir la capital británica como un londoner? Descubre en este post dónde ir y dónde comer durante 5 días en Londres.

Si me seguís en IG (podéis enlazar a mi cuenta aquí) sabréis que acabo de volver de Londres, una ciudad a la que voy todos los años en la que, afortunadamente, siempre me reúno con grandes y viejos amigos.

Nuestros últimos 5 días en Londres fueron en parte un regalo muy especial de unos amigos muy especiales (ambos testigos de nuestra boda -podéis recordar su boda, la boda más divertida del siglo, aquí-), y el detonante de un viajazo que bien parecía una luna de miel.

Llegamos el primer día con ganas recorrernos todo Londres, que Gon hacía muchos años que no iba, y también de comérnoslo. El primer día, azotamos las maletas en la habitación y nos fuimos directos a Covent Garden para dar una vuelta y disfrutar de uno de los distritos más animados de todo Londres. Un paseo reglamentario, que diría mi padre, por las tiendas de moda de Floral Street y de  nuevo en ruta con dirección King’s Cross Station.

Si a vosotros también os hubiera gustado ir a Howarts tanto como me hubiera gustado a mí y tener una varita mágica con la que colgar lavadoras y recoger la habitación, podréis visitar en King’s Cross el mítico andén 9 y 3/4 con el carrito del equipaje medio atravesado.

Frikadas a parte , la verdad es que le había preparado el viaje a Gon, con ayuda de mis íntimos amigos, por sorpresa. No sabía donde cenábamos ni dónde iríamos ni qué visitaríamos. Cuidé mucho los detalles para que disfrutara del viaje romántico con pinceladas arquitectónicas como una segunda luna de miel.

Le encantó conocer German Gymnasium, el restaurante más bonito del mundo según el concurso que organiza desde hace ya 8 años Restaurants & Bar Designs. Este impresionante local ocupa un espacio protegido por patrimonio y fue, como su nombre indica, un antiguo gimnasio del año 1864.

la-champanera-lifestyle-blog-2

la-champanera-lifestyle-blog-3

la-champanera-lifestyle-blog-13

Al día siguiente, y sin hacerlo de rogar, visitamos la Tate Modern donde pasamos toda la mañana. El museo nacional británico de arte moderno se encuentra alojado en la antigua central de energía de Bankside, su entrada es gratuita y es una pasada.

La ruta a pie prosiguió por Tower of London, Tower Bridge, Borough Market y St. Paul’s Cathedral. En esta última parada os recomiendo subir hasta su cúpula y disfrutar de la galería de los susurros. Para evitaros colas, comprad antes las entradas por internet. Mujer precavida vale por dos.

Ese día cenamos en Galvin Le Chapelle, de 1 estrella Michelín. Según la Guía Michelín: “El esplendor victoriano de la mansión St. Botolph con sus techos abovedados, sus ventanas arqueadas y sus pilares de mármol, corresponde perfectamente a este glamuroso restaurante. Comida francesa de estilo burgués y aire sofisticado.”

La cuenta se nos fue un poco de las manos y de haberlo sabido, la verdad, nos hubiéramos acercado a la hora de comer que tienen un menú mucho más asequible. Una vez allí, de perdidos al río y a disfrutar de uno de los restaurantes más románticos en los que he estado nunca.

la-champanera-lifestyle-blog-7

la-champanera-lifestyle-blog-8

la-champanera-lifestyle-blog-9

Al día siguiente comenzamos nuestra ruta por el Soho, concretamente en Carnaby Street. Este año sus luces de Navidad estaban inspiradas en la exposición “You say you want a revolution?” del Museo Victoria&Albert.

Una vuelta por Great Marlborough Street y Poland Street para acabar en Bob Bob Ricard, uno de los restaurantes más icónicos del soho cuyos menús fusionan a la perfección comida británica y rusa.

Este restaurante es conocido por ser uno de los restaurantes que más champán vende de todo el mundo, y quería verlo y saborearlo por mí misma.

Su decoración está inspirada en el Orient Express y en el romanticismo de los grandes viajes de principios del s.XX, o al menos eso es lo que ellos dicen.

Pedimos steak tartar de carne de venado, ceviche de lubina, un exquisito postre de chocolate y varias copas de champán. A buena parte conmigo.

Paul Winch-Furness / Photographer

Paul Winch-Furness / Photographer

Al terminar, nos acercamos caminando hasta The Wallace Collection, uno de mis lugares favoritos de todo Londres. No es el mejor museo, ni el edificio más bonito pero a mí me encanta tomarme un café un su patio cubierto y ver en directo, una vez más, The Swing de Jean-Honore Fragonard que a Gonzalo le pareció uno de los cuadros más cursis que había visto en su vida. Y por eso ahora me gusta todavía más.

Poco antes de que cerrara el museo, sobre las 16:30, aprovechamos para sacarle partido a las rebajas británicas y darnos una vuelta por Regent y Oxford Street. Todo españoles por la calle, especialmente abarrotadas esta época del año.

Esa noche nos invitó a cenar mi padrino, socio de Ibérica Victoria, uno de los 8 restaurantes Ibérica repartidos por todo Reino Unido que hacen gala de nuestra gastronomía española.

Su chef ejecutivo es Nacho Manzano, asturiano archi conocido que atesora 3 estrellas Michelín. El local, otra maravilla distribuída en dos plantan y diseñadas por Lázaro Rosa Violán, del Contemporain Studios.

la-champanera-lifestyle-blog-4

Ibérica Spinningfields, Manchester

la-champanera-lifestyle-blog-12

Con el agotamiento del día anterior, la verdad es que no madrugamos nada. A pesar de que en Londres anochece super pronto y merece la pena levantarse temprano. Nos dirigimos directamente a nuestra cita a las 12:30 en el spa del Hotel Berkeley, que junto con la cena de ese mismo día, nos habían regalado -con mucho acierto- Clemen y Nacho. Un masaje de una hora, sauna, baño turco y un par de brazaditas en su piscina. Gloria bendita.

Justo al lado del hotel se encontraba uno de los restaurantes Burger & Lobster y tras media hora de cola (aquí no reservan) nos sentamos a comer. No caigáis en la tentación de pedir langosta a la parrilla ni una hamburguesa, lo mejor de lo mejor es su Lobster Roll y es una verdadera locura lo rico que está. Sus postres no valen mucho la pena, pero sin duda alguna tienes que ir si estás en Londres sí o sí.

la-champanera-lifestyle-blog-1

Al salir, ya complentamente de noche y bajo una auténtica niebla londinense, nos dimos un paseo por Hyde Park hasta llegar a Winter Wonderland, un parque de atracciones improvisado en plena ciudad.

Continuamos hasta Brompton Road y acabamos en Harrods, como siempre hasta la bandera de árabes y japoneses. Para el resto de los mortales, no había nada -salvo chocolates- que se pudiera comprar teniendo en cuenta lo que yo entiendo por “comprable”.

Tras pasar por chapa y pintura, nos presentamos a las 20:30 en Ametsa (que en euskera significa sueño) puntuales como un reloj. El restaurante está ubicado en el prestigioso Hotel The Halkin by Como en la lujosa zona de Belgravia.

Es el primer restaurante español de UK en conseguir una merecida estrella Michelín. Degustamos un menú maridado consistente en 4 aperitivos, 3 entrantes, un pescado, una carne y dos postres. Un homenaje, vaya.

la-champanera-lifestyle-blog-6

la-champanera-lifestyle-blog-5

El sábado, nos acercamos temprano a Portobello Road. Es el día que los anticuarios sacan a la calle toda la artillería y el mercadillo luce todo su esplendor. En una calle perpendicular, en Blenheim Cres, encontraréis la librería Travel Bookshop, famosa por ser el lugar de trabajo de Hugh Grant en la película de Notting Hill.

A eso de las 12, la calle se pone insportable de gente, así que es la hora perfecta para comer en algún restaurante apetecible de South Kengsiston. Tomamos un perfecto brunch inglés en 202 Restaurant  (Jack’s también es buena opción) al que también hay que ir prontito porque tampoco reservan. No sabes muy bien si es una tienda o una cafetería, pero allí se da cita lo mejor de cada casa.

la-champanera-lifestyle-blog-4

la-champanera-lifestyle-blog-3

la-champanera-lifestyle-blog-2

No queríamos, pero nos tuvimos que regresar a Madrid. God save the queen.

Un besote, Ana.