48h con Dani García en Málaga

No te pierdas en este post mis pasadas 48h con el Grupo Dani García con el que no pude disfrutar ni alucinar más.

Había tenido la oportunidad de conocer a Dani García (y a parte de su equipo) en diciembre en una cena navideña organizada por Vente Privee y me había muerto del gusto con todas y cada una de las creaciones que se presentaron aquella noche.

Así que cuando me llegó la invitación para descubrir su mundo durante 48h sin desvelar la programación me apunté sin dudarlo a pesar de que, como digna hija de ingeniero, me suelen inquietar las sorpresas.

Únicamente un billete de AVE a Málaga y un dress code para cada convocatoria a cual más enigmática. Y lo que empezó siendo una “maleta de fin de semana” acabó siendo un bául lleno de “por si acasos” y 5 pares de zapatos.

Llegó el día 11 y, puntual cual reloj suizo, mi armario y yo nos personamos en la estación de Atocha. Allí también estaban las chicas de A-Típica, Natalia y Lola de Wedding Planners, Sara Rivera de KomoSara… la cosa prometía y eso que el tren aún no se había puesto en marcha.

Al llegar a Malága, nos pusimos de nuevo en rumbo hacia Marbella y llegamos al Hotel Puente Romano sin abrigo, sin calcetines y sin ningún tipo de prisa. Me puse en las manos del Grupo Dani García como si me hubieran criado.

Y la primera cita gastronómica no se hizo de rogar. En Bibo Marbella nos esperaba un menú apoteósico plagado de platos clásicos del recetario internacional con matices andaluces sin faltar a los toques franceses, italianos, peruanos, castellanos y mediterráneos que tanto definen la personalidad de Bibo.

la-champanera-estilo-de-vida-1

la-champanera-estilo-de-vida-2

la-champanera-blog-de-bodas-29

Con el helado de Nutela aún en el paladar y sin ningún tipo de remordimiento, disfruté a remojo del spa del hotel y se me olvidaron, milagro, el móvil, el portátil, las prisas, los mails incendiarios y todo el estrés que parecía haberse quedado en Madrid.

Al volver a la habitación las instrucciones eran claras, era noche de fiesta cóctel y había que arreglarse para la ocasión. Y qué ocasión. Por nada del mundo me hubiera imaginado que acabaríamos en el Atelier de Dani García, su centro neurálgico, un lugar privilegiado donde poder celebrar y disfrutar de eventos más especiales, desde comidas y cenas privadas, hasta eventos corporativos y cocina en directo.

Un espectáculo, y eso que impresionar a todos los invitados (la mayoría de ellos se dedican a organizar eventos) no era tarea fácil.

la-champanera-blog-de-bodas-4

la-champanera-blog-de-bodas-2

la-champanera-blog-de-bodas-11

la-champanera-blog-de-bodas-5

la-champanera-blog-de-bodas-7

la-champanera-blog-de-bodas-13

la-champanera-blog-de-bodas-14

la-champanera-blog-de-bodas-16

la-champanera-blog-de-bodas-19

la-champanera-blog-de-bodas-21

la-champanera-blog-de-bodas-23

la-champanera-blog-de-bodas-24

Tras una cena espectacular (a la altura de las 2 estrellas Michelín que Dani García atesora) nada podía sorprenderme y agradarme más al día siguiente. Error. Craso error.

Al día siguiente, a 10 minutos de Málaga, desembarcamos en La Huerta del Conde y descubrimos en exclusiva una finca en la ladera sur del monte de San Antón con jardines en bancales y unas vistas panorámicas únicas, perfecta para organizar eventos y en la que solo se celebrarán 5 bodas al año. Mi móvil y yo nos fundimos en uno: foto por aquí, foto por allá… no podía parar.

Y es que Dani García no es solo un restaurante afamado, es también un catering capaz de organizar una boda para 100, 500, 800 ó 1.200 invitados con detalles y montajes que hacen que la gastronomía se integre en el conjunto del evento. Retos y objetivos sin barreras a los que están dispuestos a enfrentarse.

la-champanera-blog-de-bodas-45

la-champanera-blog-de-bodas-37

la-champanera-blog-de-bodas-38

la-champanera-blog-de-bodas-39

la-champanera-blog-de-bodas-31

la-champanera-blog-de-bodas-34

la-champanera-blog-de-bodas-35

la-champanera-blog-de-bodas-36

la-champanera-blog-de-bodas-44

la-champanera-blog-de-bodas-43

Y por la noche más. Con la intriga contenida, un Aston Martin al más puro estilo 007 vino a recogerme a la puerta del hotel. Yo solo podía pensar en Gonzalo, en mi padre, en Navarro, en Víctor y en Luis. Lo que les hubiera gustado disfrutar de ese paseo conmigo.

Sí, me esperaba un recorrido privado por el Museo del Automóvil de Málaga y una cena tipo cóctel entre sus maravillas motorizadas. Concierto, coctelería con olor a Coco Chanel (no es una comparación figurada) noche de máscaras y un pelín de comedia.

la-champanera-blog-de-bodas-51

la-champanera-blog-de-bodas-52

la-champanera-blog-de-bodas-53

la-champanera-blog-de-bodas-54

la-champanera-blog-de-bodas-55

la-champanera-blog-de-bodas-59

la-champanera-blog-de-bodas-57

la-champanera-blog-de-bodas-58

la-champanera-blog-de-bodas-1

Si no fuera por Gonzalo, la vuelta a casa hubiera sido terrible con el frío, cientos de mails y unas miserables pechugas de pollo en la nevera. No exagero.

¡Gracias Grupo Dani García por una experiencia 10!

Un besote, Ana.

Fotos: Elioestudio