11 consejos para escoger tu vestido de novia

¿Tienes que comprarte un vestido de novia y no sabes por dónde empezar? Si la respuesta es sí, entonces no te puedes perder este post.

La compra de un vestido de novia puede generar algo de estrés y muchas expectativas. Quien sabe, quizás sea la única vez que te hagas un vestido a medida o te gastes semejante cantidad de dinero en un traje. Quien sabe.

Fuente: Pinterest

Lo importante es que decidas lo que decidas, hagas lo que hagas, sea con seguridad y con ilusión. la elección del traje de novia es un proceso muy bonito que debes disfrutar.

Estos son mis 11 humildes consejos que pueden ayudarte a que este proceso sea un poco más sencillo y menos angustioso. ¡Empezamos!

1. No mires vestidos antes de saber qué tipo de boda vas a celebrar. Porque el estilo de tu vestido ha de adaptarse al lugar de celebración. Casarte en una Catedral o en una Ermita en medio del campo tiene el mismo significado, pero no es lo mismo.

Vestido: Laure de Sagazan

2. Empieza a buscar tu traje de novia con tiempo suficiente. Date un margen de maniobra cómodo para encontrar lo que quieres sin prisas ni agobios.

Fuente: Pinterest

3. Seamos realistas y no perdamos la cabeza. Para evitar frustraciones de tipo económico, fíjate un presupuesto que te parezca asumible y/o razonable y cíñete a él. Es lo primero que debes hacer saber a la diseñadora o encargada que quieres que te atienda.

Fuente: Pinterest

4. Si vas a un taller donde realizan diseños a medida, ve con la mente abierta, el diseñador es el primer interesado en que luzcas impresionante el día de su boda, tú eres su mejor publicidad. Aún así, lleva una pequeña recopilación de vestidos que has visto en revistas o en blogs que te hayan causado especial emoción.

Vestido: Teresa Helbig

5. Si por el contrario vas a una tienda con vestidos ya realizados, para escoger bien tu traje, llévate contigo unos zapatos de tacón y un suje anti-líbido de color piel sin tirantes, por ejemplo.

Vestido: Celestina Agostino

6. Se trate de una tienda o de una taller, exige un buen trato y siéntete cómoda en el espacio. Nada de presupuestos a ojo escritos a mano en un papel mal doblado, como me contaba una amiga hace poco.

Vestido: Constance Fournier

7. Este consejo es bastante personal. Yo recomendaría ir sola a los talleres/tiendas que te apetezcan para que nadie pueda influenciarte en la decisión, para que sea el vestido que tú quieras y no el que tu madre espera o el que tus amigas buscan. Ya te acompañarán todas ellas en las pruebas, una vez que tú y solo tú hayas escogido el vestido con el que vas a casarte, precisamente, tú.

Fuente: Pinterest

8. Ya metidos en harina, se consecuente con tu cuerpo y escoge un vestido que se adapte a él y que lo favorezca con naturalidad sin renunciar, en la medida de lo posible, a todas tus preferencias.

Fuente: Ruffled Foto: http://bekgraceblog.com

9. Y no te pruebes 100 vestidos de novia, que tras un “empacho” bridal ya no hay vuelta atrás, ya no sabrás decidirte. Te lo digo yo, que después de haberme puesto un número incalculable de vestidos de novia para mis sesiones de fotos ya no sabría por cual decantarme si me casara mañana.

Fuente: Pinterest

10. Es una obviedad que ya comenté en mi post 9 tradiciones de boda pasadas de moda a propósito de si el color del vestido había de ser blanco o no: “Vístete como te dé la gana, pero hazlo sin querer ser la más moderna del patio, que se nota.” Es decir, no te disfraces. O lo que viene siendo lo mismo: sé tú misma.

Fuente: Pinterest

11. No todas las novias lloran al verse con el que será su traje de novia. Si el traje te encanta, te ves favorecida y ya te imaginas con él en plena boda, cómpratelo, llores o no.

Y recuerda, una vez más, que lo importante es con quien te casas, no cuándo ni cómo.

Un besote, con cariño, Ana.

Artículos relacionados:
12 recomendaciones para tu boda en 2015
Los vestidos de novia que yo me pondría
Las novias con más estilo llevan manga larga